Durante las próximas semanas, hablaremos de cuáles son algunos de los errores más comunes que se cometen a la hora de pensar un proyecto. Y es que la gran mayoría de emprendedores, y una gran parte de empresarios, tiene claro cuál es su producto o servicio, es decir, sabe lo que quiere hacer o lo que quiere vender. Pero cuando les preguntamos cómo van a conseguir los ingresos o cuánto esfuerzo les va a suponer, se produce un largo silencio.

Lamentablemente, se tiene la creencia de que como tengo la idea, el resto ya vendrá, y ese, compañeros, es el primer error.

Así pues, esta semana veremos algunas preguntas imprescindibles a cerca de nuestro producto, las cuales debemos hacernos y solventar antes de poner en marcha nuestro proyecto.
Ello significa que una vez obtenida la idea de negocio, debemos empezar a planificar, por eso os recomiendo este post titulado planificar para triunfar, que os ayudará a organizar y plasmar vuestro futuro negocio.

Ahora, analicemos algunas de estas preguntas clave a cerca de nuestro producto:
¿Existen productos similares? A esta pregunta, muchos responden que sí, pero que su producto es mejor y más económico, lo que nos lleva a las siguientes tres preguntas.
¿Qué diferencia mi producto de la competencia? Debemos tener muy claro cuáles son los aspectos y características que diferencian nuestro producto de la competencia, puesto que si nosotros no sabemos cuáles son, ¿cómo vamos a conseguir vender nuestro producto a los clientes si no saben la diferencia respecto a los existentes?
¿Cuáles son mis costes? Otro aspecto importante a tener en cuenta es saber qué nos cuesta fabricar o comprar cada producto, o prestar cada servicio. Para ello, no sólo debemos tener en cuenta lo que nos ha costado el producto, sino que debéis tener en cuenta todos los otros gastos relacionados con la actividad, y con esto me refiero a alquiler del local, gastos de transporte, servicios de terceros, agua, luz, seguridad social, impuestos, y demás. Sé que es bastante engorroso al principio, pero es necesario para que nuestro negocio prospere en el futuro.
¿Qué margen de beneficio me queda por cada producto? Esta es otra de las preguntas que cuando las realizamos, tanto a emprendedores como a empresarios, algunos desconocen, y esto supone que no saben realmente lo que ganan o dejarán de ganar por no planificar de una manera adecuada.
Una vez respondidas estas preguntas, deberemos preguntarnos: ¿el precio al que deseamos vender es el adecuado al mercado? En este caso, deberemos valorar las tres preguntas anteriores en conjunto teniendo en cuenta también lo que el cliente estará dispuesto a pagar, revisar si el precio al cual deseamos vender nuestro producto es adecuado o no, las razones, plantearnos si es demasiado alto o demasiado bajo y actuar en consecuencia.
¿Dónde quiero vender mi producto o servicio? Esta pregunta, aunque parezca simple, tiene mucho para pensar, puesto que en función de nuestro producto, deberemos pensar si preferimos utilizar una tienda física, una tienda online o ambas, sin entrar de momento en cómo publicitaremos nuestro producto o servicio, y esto afectará a los clientes a los que venderemos y a los costes relacionados con el producto.
Con estas preguntas, ya tenéis para trabajar esta semana, de modo que la próxima, veremos otras relacionadas con los clientes a los que queremos llegar:
¿Cómo segmentar a nuestros clientes?
¿Cómo conseguir que nos compren?
¿Nuestros precios se adecuan al segmento de mercado que queremos llegar?

Por último, desde Asesoría Julio Perpiñán conocemos las dificultades que entraña toda esta planificación, de modo que ponemos a vuestra disposición nuestro servicio de mentoring formado por profesionales que se encargarán de ayudaros a realizar todo este proceso de la manera más sencilla posible.
Y si eres empresario, no te preocupes. Podemos ayudarte a reducir tus costes y aumentar con ello tu margen de beneficios. Contacta con nosotros aquí y te informaremos.